Monday, August 27, 2012

Efluvio.

   Allá afuera está la lluvia, lúbrica, con su carnaval de agua por todas partes. Casa adentro, nosotros, secos, rodeados por todas partes. Llevo el vestido que me has pedido. Me siento a tu lado tras la barra. Giro,te miro y fijo la vista en la ventana. El embate de la tormenta dicta la escena .Abro las piernas. Me acaricio los muslos. Deslizas tu mano bajo la falda. Apartas mis bragas. Entra un dedo tentando el terreno. Empieza a lloviznar bajo techo. Es la lluvia socorrida. Entra otro dedo a guarecerse. Ahora sí me llueves. Tus extremidades chapotean en mi charca que perfuma la cocina. "Luces radiante"-me dice alguien. ¿Tienen servilletas? -pregunto. Abro las puertas de la alacena. Mis dedos te palpan. La boca entreabierta. De prisa, ya debo atender a  los invitados. Te beso. Te degusto. Te saboreo. La boca se abre a esperar la ráfaga.  "Nuestros comensales lucen hambrientos"-dices.  Más hambrienta estoy yo. Ya no distingo si es hambre o sed. Te trago. El horno nos avisa que está caliente. Sirvo los aperitivos. "No olvides añadir el queso a la pasta"- te advierto. Y nos preparamos para saciar su hambre.

7 comments:

  1. Ni siquiera Laura Esquivel hubiese cocinado unos penne rigate tan... ¿ardientes?
    Saludos

    ReplyDelete
  2. Y va el convite creciendo en la llama de los ojos...

    ReplyDelete
  3. Hola!
    Tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de Turismo y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacate@gmail.com

    besoss

    ReplyDelete
  4. Describes algo que se siente muy real

    ReplyDelete